EMPRENDEDURISMO EN BOLIVIA



EMPRENDEDURISMO EN BOLIVIA

Comenzaré definiendo la palabra Emprendedor; es aquella persona que enfrenta con resolución, acciones difíciles.1 En economía, negocios, finanzas, etc, tiene el sentido más específico de ser aquel individuo que está dispuesto a asumir un riesgo económico. Desde este punto de vista, el término se refiere a quien identifica una oportunidad y organiza los recursos necesarios para ponerla en marcha.
Es habitual emplear este término para designar a una «persona que crea una empresa» o que encuentra una oportunidad de negocio, o a alguien quien empieza un proyecto por su propia iniciativa. Se ha sugerido que, el “ser emprendedor” es una de las cualidades esenciales de un empresario, u hombre de negocios, junto a la innovación y la organización. (Fuente: Wikipedia.org)

Con este término aclarado entraremos al tema de referencia para este artículo; “el emprendedurismo en Bolivia”
Actualmente en nuestro país (Bolivia) la tasa de emprendimientos se está viendo afectada de manera positiva, cada vez más personas por iniciativa propia y otros factores como el desempleo o por la mal llamada “crisis económica” han decidido “emprender” un negocio propio. Muchos de los cuales se encuentran en el mercado informal, y esto se da por la excesiva burocracia y desconocimiento de los pasos para tener un negocio legal en el país, la mayor parte de estos emprendimientos podemos citar a los negocios de comida, la venta de abarrotes y comercio al menudeo entre otros.
Ser una empresa Legal en el país es un tema de análisis para muchas personas que emprenden ya que esperan en muchos de los casos que el negocio surja para luego poner sus papeles en regla, trámites que pueden demorar entre uno y 3 meses en el peor de los casos, pero estos factores no impiden que personas con visión de negocios se lancen al mar de la empresas, ofreciendo productos y servicios cada vez más competitivos y de fácil acceso a la población en general.
Emprendedor Boliviano - Municipo de Porongo
 Lastimosamente estos emprendedores sólo se quedan en “emprendedores” y no llegan a convertirse en empresarios, para ser más explicito: si al emprendedor le va mal con su negocio cambia de rubro varias veces y siempre está emprendiendo pero no llega a ser empresario con un negocio estable y rentable que es lo que toda persona de negocios anhela. Y esa es la parte de la cultura emprendedora de nuestro país que está fallando actualmente y que debemos tomar en cuenta y crear una conciencia de “nacer emprendedores para crecer como empresarios”

Si bien existen varios factores que pueden afectar a nuestros emprendedores como las cuestiones de financiamiento, credibilidad de un nuevo producto/servicio, etc, nos damos el modo de sacar adelante muchos nuevos negocios y hacerlos subsistir en el tiempo.


Ing. Co. Luis Antonio Parada
Director INNOVACIONBOLIVIA

Fragmento extraído de “El Diario”

Primeros en el mundo
Entre los principales resultados de este estudio, que se realizó por primera vez en el país, se encuentra que Bolivia, con el 29.8% de su población dedicada a actividades de emprendimiento inicial (emprendedores nacientes y nuevas empresas con menos de 3.5 años de existencia), es el país con mayor actividad emprendedora entre los 43 países que participaron de la investigación el 2008.

Le siguen Perú (25.6%), Colombia (24.5%) y Angola (22.7%). En el otro extremo los países que muestran menor actividad emprendedora son: Bélgica (2.9%), Rusia (3.5%), Alemania (3.8%) y Rumania (4%).

Por otra parte, la proporción de personas que poseen un negocio establecido con más de 3.5 años de antigüedad es de 19.1 por ciento. Por tanto, el 45.6% de la población boliviana entre 18 y 64 años de edad se encuentra realizando algún emprendimiento, señala el GEM.
Perfil del emprendimiento

El estudio GEM concentra las actividades económicas en cuatro niveles, el sector extractivo, transformación, servicios a empresas y servicios al consumidor final: En este marco se puede ver que los emprendimientos en Bolivia se concentran en un alto porcentaje, 67 por ciento, en los servicios al consumidor final donde prima el comercio al por menor.

Otra de las características es que son pocos los emprendimientos que hicieron una renovación tecnológica en los últimos cinco años, es decir el 78 por ciento utiliza equipos con más de cinco años de antigüedad, el 64 por ciento de los consultados expresó que no tiene pensado crear e innovar, el 78.4 por ciento vende sólo en el mercado local y es mínimo el porcentaje de empresas que estén exportando.

Uno de los mayores problemas que tienen los emprendedores y que se refleja en el GEM es el de la formación y capacitación. El principal dato señala que apenas un 19 por ciento de las personas consultadas declaró haber recibido algún tipo de capacitación, en tanto que el 81 por ciento no tiene ningún tipo de formación, ni antes, ni después de su educación formal.

Los emprendedores declaran que durante su educación formal el 8.2 por ciento recibió una capacitación voluntaria y 2.4 capacitación obligatoria. Después de su educación formal, un 10.3 por ciento dice haber recibido una educación voluntaria y 4.2 por ciento dice tener una formación obligatoria.

Las fuentes de capacitación después de la educación formal son varias, pero en todas la incidencia es mínima, menor al 10 por ciento. Estas fuentes son: educación formal, universidad, asociación local, agencia gubernamental, empleador, Internet y otras fuentes. Todos estos datos muestran la escasa formación y capacitación que tienen los emprendedores bolivianos.

Mujeres bolivianas son más emprendedoras

Un dato que llama la atención es el de las mujeres. En general, entre los 43 países que fueron estudiados, las mujeres muestran una alta participación, pero destaca Bolivia que tiene el índice más alto, con más del 30 por ciento, le siguen Colombia y Perú con índices cercanos al 30 por ciento.

No obstante, entre las mujeres emprendedoras prima la actividad de servicios al consumidor, principalmente entre hoteles, restaurantes y comercio al por menor, señala el GEM.

Emprendedores por necesidad

Por otro lado, la motivación prevaleciente para emprender en países de menores ingresos, como Bolivia, es la necesidad, con un índice superior al 55 por ciento.

Es decir, que en Bolivia la gente decide emprender frente a la falta de un empleo o alguna fuente de ingresos. Por otro lado, el 45 por ciento dice haber emprendido por oportunidad, pero el mismo GEM estima que este dato está sobre estimado.

En cambio en países de mayores ingresos y crecimiento, la principal motivación es la de incrementar su ingreso o tener independencia y libertad en su vida laboral.

Esos últimos son los emprendedores por oportunidad, pues en esa búsqueda crean empresas basadas en tecnología, conocimiento o innovación.

Actitud, percepción y aspiración

La población boliviana posee actitudes y percepciones favorables hacia el emprendimiento, y destaca la autopercepción sobre las capacidades y habilidades para emprender. Es decir, el boliviano se siente capaz de emprender, sin embargo señala también el alto temor al fracaso.

Pero las perspectivas de crecimiento en la mayoría de los emprendimientos en etapas iniciales son muy bajas, apenas el 4.3 por ciento aspira a tener más 20 empleados en los próximos años.

Cómo es el emprendedor boliviano

El perfil del emprendedor boliviano es el de un hombre, aunque también la proporción de mujeres emprendedoras en Bolivia es muy alta, con una edad promedio de 34 años, con un nivel de ingresos aproximado de Bs 2.000 y que se desempeña en el sector de servicios al consumidor. Sus emprendimientos incorporan muy poca nueva tecnología y se orientan principalmente al mercado local. A pesar de que hay muchos emprendedores en Bolivia, muy pocos han recibido alguna capacitación en iniciar o gestionar un nuevo negocio.  El Diario

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada